Miedo, temor por la integridad corporal, protegerse de agresiones, golpes o de intentar ser agarrado por el depredador.  Sentir resequedad en la piel o estar consciente de tener seca la piel o el pelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.